Candidatura A: Rumbo a la sostenibilidad. Harca Sostenible #Microponencia

Candidatura A: Rumbo a la sostenibilidad. Harca Sostenible. #Micropronencia

logotipo_harca_marketing_sostenible

NOMBRE ENTIDAD/EMPRESA/PERSONA:

Rumbo a la sostenibilidad. Harca Sostenible. 

DESCRIPCIÓN:

 

¿Realmente se sabe para qué sirve el marketing? Cuando hablamos con profesionales nos dicen que para vender y esta obsesión de las empresas por la búsqueda decisiva de volumen de venta como eje fundamental de la rentabilidad hastía porque sencillamente no es válido.

Puede que el marketing naciera para ayudar a las empresas a generar demanda de sus servicios pero es un enfoque orientado a lo que las empresas necesitan no a lo que las personas necesitan. Una visión ególatra que las ha conducido al descrédito, enfocado muchas veces a lo que más se ve, el marketing. Por lo tanto ¿ha fracasado el marketing como concepto?

El mundo de la empresa puede reivindicar muchos y fabulosos logros pero también responsabilizarse de muchos de los acuciantes problemas que tenemos. No podemos mirar a otro lado, si no podemos dignificar el marketing y dotarlo de un significado como herramienta de sostenibilidad y responsabilidad no será valorado por las personas.

Todo ha cambiado, somos las personas las que de verdad mandamos y nos gusta hacerlo y compartirlo, pero no todas las marcas lo han entendido. De hecho, estamos en el inicio de esta revolución, así que es normal que haya surgido una sensibilidad anti-marca.

Conocemos las pretensiones de las marcas y sus efectos, no hay escondite posible para ellas. En esta era de la información trans- global las marcas son de dominio público, y de las intenciones ocultas, las jugadas arteras o los vacíos deseos de responsabilidad como solución para todo: Olvídense! Para la mayoría de las marcas es la era de los consumidores perspicaces y la verdad.

¿Cómo hacer que las empresas alcancen un punto de inflexión y pongan rumbo hacia el bien de la humanidad? Estamos en el inicio de este movimiento, pero ya sabemos cuáles serán los primeros pasos. Debe existir una asociación recíproca de intereses entre las mujeres y hombres que forman el corazón de las empresas, los consumidores y por supuesto las comunidades y culturas que las rodean.

Ésta es la nueva realidad. Un mundo que exige empresas integradoras y que lleven el respeto como vela inspiradora de buenas acciones. Aquellas empresas capaces de actuar así habrán abrazado un marketing orientado a la diversidad, la sostenibilidad y el bien común y por tanto, serán empresas responsables.

 

 

 

twitterwordpress facebook email

Share This